Entrevista del Secretario de Estado de Asuntos Europeos en France 2 [fr]

Entrevista de Clément Beaune, secretario de Estado de Asuntos Europeos, dependiente del Ministro para Europa y de Asuntos Exteriores, en la cadena pública francesa «France 2» sobre: la política extranjera, la COVID-19, la Unión Europea, el Reino Unido, el Plan de reactivación y Bielorrusia.

París, 24/08/2020

P - Buenos días, Clément Beaune.

R - Buenos días.

P - Cuando uno es secretario de Estado de Asuntos Europeos, ¿debe alegrarse sí o sí cuando el Bayern gana al PSG?

R - Se suele admitir que se está un poco triste, incluso muy triste, como parisino y como francés, porque el PSG ha jugado bien toda la temporada, nos lo creímos, no estábamos lejos de la victoria, sobre todo en el primer tiempo. Pero al final, felicitamos a Europa que gana y el fair-play nos obliga a dar la enhorabuena por la victoria del Bayern.

P - Bueno ya llegamos al tema de esta epidemia que en realidad arruina la vuelta de este año: Italia, España, como decía, Alemania, así como Bélgica, Francia evidentemente, la epidemia vuelve a aumentar en toda Europa. Europa se enfrenta a una auténtica reanudación de la epidemia. ¿Ese es el peligro principal al que nos enfrentamos, tantos unos como otros?

R - Sí, es un gran riesgo que no sólo afecta a Europa, sino que la afecta ¡de nuevo! Es algo que sabemos, el virus jamás desapareció. Por suerte, no estamos en la misma situación que la que conocimos, todos, en Europa en primavera. Primero, porque la epidemia no ha vuelto al mismo nivel; porque estamos mejor preparados, mejor equipados. En esta vuelta, con algunos de nuestros compañeros del gobierno, en particular con Olivier Véran, nos coordinamos con los países europeos para valorar el riesgo y estar lo mejor preparados posible.

P - ¿De verdad, se coordinan? Porque cuando vemos lo que ocurre, vemos por ejemplo que Alemania impone cuarentenas a las personas que vuelven de España o de Croacia, clasifica a Bruselas como zona de riesgo. Tenemos la sensación de que se trata de un regreso al «cada cual a lo suyo», de que cada uno toma sus propias medidas para combatir la epidemia. ¿Dónde está la concertación europea cuando vemos situaciones como ésta?

R - Bueno sí, lleva razón, todo hay que decirlo, existen vacíos evidentes de coordinación europea, pero, y quiero hacer hincapié, son menos importantes que al principio de la epidemia. Vimos, en el mes de marzo sobre todo, un auténtico «cada cual a lo suyo», en particular en lo relativo al cierre de fronteras, que fue total...

P - ¿Y cuál es la diferencia ahora?

R - Primero, no hay un cierre generalizado de las fronteras europeas, y por tanto es algo que hay que decir. Y hay una diferencia fundamental, y es que la idea es que circulemos libremente en el espacio Schengen, por tanto en nuestro espacio europeo. Sin embargo, al exterior, para protegernos, porque es diferente, no es nuestra zona de desarrollo, existen medidas de cierre mucho más duras. Ahora, sí lleva razón...

P - ¿Libremente pero con cuarentenas igualmente?

R - Con ciertas restricciones, en efecto, a veces cuarentenas para algunos países. El verdadero vacío cuál es para ser honestos. Es que no tenemos los mismos datos, o las mismas valoraciones. Es decir que no hay un centro europeo, una agencia europea que diga «la situación es arriesgada en tal sitio, en tal departamento, etc.». Y eso sí que es una carencia. Intentamos trabajar en ello. Estaba en la orden del día de la canciller Merkel y del Presidente de la República el jueves. Entre Francia y Alemania, trasladaremos la iniciativa para tratar de que tengamos los mismos análisis.

Y hay un último punto, quiero que diferenciemos dos asuntos. Es verdad que a veces hay una falta de coordinación. Trataremos de remediarlo, esta semana mismo de hecho, con Olivier Véran. Y también a veces hay una diferenciación, que llamamos disonancia a nivel europeo, y es justamente porque tratamos de evitar medidas generales restrictivas. Como es obvio, evitamos un nuevo confinamiento generalizado, diferenciamos según los territorios... A veces eso es lo que da la sensación de que se hace una mezcolanza. Pero también se debe al hecho de que intentamos no imponer restricciones a todo el mundo...

P- Nosotros, Francia, por ejemplo, ¿imponemos restricciones a otros países europeos?

R - Imponemos, más bien tenemos un cierto número de recomendaciones. Por ejemplo, recomendamos no viajar al principio del verano, como lo dijo el Primer Ministro, a Cataluña, por ejemplo. Pero es un buen ejemplo...

P - ¿Pero Francia impone, por ejemplo, cuarentenas a otros países europeos?

R - Como ya dijimos, con el Reino Unido. El Reino Unido, de forma poco cooperativa para ser sinceros, impuso a los viajeros franceses, y otros de hecho, como a los neerlandeses, una medida de cuarentena. Y es algo que se tratará en el Consejo de defensa mañana: tendremos una medida, que denominamos de reciprocidad, para que nuestros amigos británicos no cierren la frontera en una sola dirección. Eso no tendría mucho sentido.

P - ¿Entonces se impondrá una cuarentena a los británicos en los próximos días?

R - Se impondrán, para los viajeros que vuelven del Reino Unido, seguramente, medidas de restricción. Es algo que deben decidir los próximos días el Primer Ministro y el Consejo de defensa.

P - Por cierto, ¿es lo que representa el mayor peligro también para la economía europea? Hablemos del plan de reactivación que se ha pospuesto. ¿La zona euro, Europa en general, podría aguantar nuevas medidas de confinamiento y otra fase dura de la epidemia?

R - Como ya dijimos, es exactamente por esa razón también que intentamos evitar una medida general que sería, desde el punto de vista sanitario mismo, desde el de la educación, así como desde el de la economía, catastrófica. Y la situación económica que tenemos ya es muy complicada, no podemos negarlo. Tenemos una reacción europea que, esta vez, porque no siempre ha sido el caso durante las crisis anteriores, ha sido rápida, ha estado a la altura de los acontecimientos. Se trata del famoso plan de reactivación de 750 000 millones de euros. Evitaremos agravar la situación económica, y aportar una respuesta de reactivación, la semana que viene en Francia.

P - El Banco Mundial advierte de que la crisis puede sumir a 100 millones de personas en la extrema pobreza. ¿A cuántos en Europa?

R - En Europa esperamos que sea un poco menos, pero tenemos un riesgo de que algunos millones de personas que, estando ya en situación de precariedad o de pobreza, se enfrenten a una situación más difícil, evidentemente, debido a la crisis. No nos engañemos, el plan de reactivación no impedirá una situación difícil, pero puede ayudar a nuestra economía a recuperarse más rápidamente y a limitar el efecto económico de esta crisis.

P - Clément Beaune, es urgente hacer frente a la situación de la epidemia, pero también a la de las consecuencias económicas. Entonces no entendemos por qué el plan de reactivación francés ha sido pospuesto, más cuando el plan de reactivación alemán ya se ha puesto en funcionamiento. Se puso en marcha incluso antes de las vacaciones. ¿Por qué tardamos tanto?

R - Insisto: no perdemos un solo día en la respuesta económica y la reactivación.

P - Entonces, ¿qué hacemos?

R- Primero, el plan de reactivación está listo. Se presentará la próxima semana. Quiero añadir que es el plan de reactivación que empezará en 2021, que será anejo al presupuesto para 2021. Por consiguiente, el hecho de que lo adelantemos unos días no cambiaría en nada su entrada en vigor. Y es más, no esperamos, ni a la próxima semana, ni al 1 de enero de 2021 para actuar. Se han tomado medidas de emergencia desde el primer día de la crisis, desde el punto de vista económico.

P - Entonces, ¿qué hacemos? ¿Qué es lo que tienen que entender los franceses cuando se les dice que vamos a esperar una semana?

R - No vamos a esperar una semana, vamos a tomar una semana para concentrarnos en la situación sanitaria, explicar las medidas que entrarán en vigor en las empresas, en los colegios... Y pienso que, para muchos padres, para muchos asalariados que retoman estos días o la semana que viene, el camino del trabajo, el camino del colegio para los niños, es importante hacer esta pedagogía.

P - Porque hay que convencer. ¿Porque piensa que puede que los franceses muestren algún tipo de resistencia a la hora de llevar puesta la mascarilla todo el día, en particular en las empresas? ¿O por los niños, por llevar puesta la mascarilla todo el día en el colegio y en el instituto?

R - Claro. Hay que explicar y convencer. Porque tenemos que vivir con el virus, y por tanto, tenemos que tomar medidas de precaución, de vigilancia. Y eso no se hace con un simple decreto, eso se hace explicando, explicándolo a los empleadores, a los sindicatos, a los padres, mismo a los niños, a los docentes, cómo va la cosa. Es comprensible que haya preguntas. Todo el mundo vuelve de vacaciones, unas vacaciones que a veces han sido complicadas después de un periodo que ya fue muy difícil...

P - ¿Y una vuelta que será difícil?

R - Una vuelta que será complicada, sí, evidentemente. Difícil en el ámbito económico, ya lo dijimos. Arriesgada en el ámbito sanitario, lo sabemos todos. Y tenemos que explicar bien todas estas medidas. Entonces es por ello, e insisto mucho, que hubo miles de millones de euros, de medidas, de reducción del tiempo de trabajo, etc. que siguen vigentes.

P - Desde que llegó, tiene bastantes cuestiones candentes, entre las cuales, Bielorrusia. Nada más que ayer, decenas de miles de personas se juntaron, en Bielorrusia, contra el dirigente Aleksandr Lukashenko que sigue siendo intratable. Acusa a la OTAN y pone a su ejército en situación de alerta. ¿Qué escenario es el que más teme en Bielorrusia?

R - Está claro que hay que evitar a toda costa una represión que sea aún más violenta que la que ya conocemos. Porque la situación actual es una situación de represión violenta por el poder. Vimos esta puesta en escena aberrante y aterradora del presidente Lukashenko que quiere, por ese medio, amenazar a su pueblo. Por tanto, el primer mensaje europeo, es ante todo que estamos con el pueblo bielorruso.

P - ¿Al decir eso, qué significa?

R - Pues quiere ante todo decir: cuando uno manifiesta y arriesga su vida, se juega el pellejo, para la democracia, por los derechos, creo que lo mínimo que pueden hacer los europeos es demostrar ese apoyo. Nunca hay una solución que se impone desde el exterior, hay que ser sinceros. Movilizaciones con extrema valentía, con un alcance inédito en ese país, frente a un régimen de una brutalidad extrema. Por consiguiente, hay que dar ese apoyo. También existen medidas de sanción, que se tomaron de forma específica - para que no afectasen al pueblo bielorruso, sino a los dirigentes - estos últimos días, por parte de los países europeos. Y seguiremos ejerciendo esa presión sobre el poder establecido en Minsk para garantizar una transición democrática la más rápida posible.

P - Muchas gracias, Clément Beaune.

R - Gracias a usted./.

El vídeo de la entrevista en France 2.

© Foto: RPUE - Representación Permanente de Francia ante la Unión Europea.

Última modificación: 07/02/2022

subir