Encuentro hispano-francés de alto nivel

JPEG

El Primer ministro, Dominique de Villepin, se ha desplazado a Barcelona el lunes, 17 de octubre de 2005, para celebrar un encuentro hispanofrancés de alto nivel con el Jefe del gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero.

Varios ministros y presidentes de regiones de los dos países han asistido a esta reunión de trabajo, que ha tratado de cuestiones europeas y cooperación descentralizada.

El Primer ministro francés estaba acompañado por los ministros de :
Asuntos Exteriores, Philippe DOUSTE-BLAZY,
Transportes, Dominique PERBEN,
Industria, François LOOS,
Sanidad, Xavier BERTRAND
y Ordenación del Territorio, Christian ESTROSI.

Los presidentes de tres regiones francesas (Aquitania, Languedoc-Roussillon, Mediodía-Pirineos) limitrofes tambien asistierón a este encuentro.

JPEG

Conferencia de prensa conjunta del Primer Ministro, Dominique de Villepin, y del Presidente del gobierno del Reino de España, José Luis Rodriguez Zapatero, al final de las entrevistas y de las mesas redondas - Palabras de Dominique de Villepin

(...)

"Gracias, estimado José Luis.

Permíteme, para comenzar, decir unas palabras en español para darte las gracias por este nuevo encuentro entre ambos gobiernos. También quiero dar las gracias al presidente, Pasqual Maragall, por habernos recibido en Cataluña, concretamente en Barcelona.

Este encuentro pone de manifiesto la calidad excepcional de la relación que existe entre nuestros dos países y sirve como preparación de la Cumbre que se celebrará a principios de noviembre y en la que participará el presidente de la República, Jacques Chirac.

Como saben, nuestro objetivo es reforzar la cooperación transfronteriza. Esta es la primera vez que el Estado, las autonomías y las regiones transfronterizas se reúnen a este nivel para hablar de proyectos concretos.

Me alegro de que podamos contar hoy con la presencia de los presidentes de tres regiones francesas (Aquitania, Midi-Pyrénées y Languedoc-Roussillon) que han acudido para reunirse con sus homólogos del otro lado de la frontera. Y es que la cooperación transfronteriza es un asunto de la mayor importancia porque compartimos desde hace mucho tiempo una frontera de 400 kilómetros a cuyos lados habitan dos pueblos con un interés directo por que se faciliten sus relaciones diarias.

Por eso hemos fijado tres prioridades para dicha cooperación.

La primera, es desarrollar los transportes.

Para empezar, el tráfico por carretera. Pretendemos facilitar los intercambios respetando dos imperativos: protección del medio ambiente y diversificación de los medios de transporte, pues de lo que se trata es de aliviar las carreteras. Se están realizando grandes obras, en particular la línea de alta velocidad Perpiñán-Figueras que se prolongará hacia Montpellier y Nîmes para responder mejor a las necesidades reales. Hoy hemos adoptado un plan de acción con un calendario, lo que nos permitirá movilizar nuestras energías a ambos lados de los Pirineos.

Asimismo, debemos desarrollar el tráfico marítimo pues es el principal modo de transporte de mercancías entre ambos países. De cara a darle mayor eficacia, hemos decidido abrir una primera línea de autopista del mar en 2007.

La segunda prioridad que nos hemos fijado es la competitividad de nuestros territorios.

Francia y España desarrollan políticas de desarrollo de la investigación y de la innovación industrial. En mi caso, es una prioridad nacional. Y hemos decidido entablar cooperaciones entre los "polos de competitividad" franceses y los clusters españoles en tres ámbitos particulares: energías renovables, sector aeronáutico y biotecnologías. De manera que estamos concentrando los medios y capacidades de ambos lados de la frontera para crear sinergias que beneficien a ambos países.

La tercera prioridad es la sanidad.

Todo el mundo debe tener acceso al centro sanitario más próximo, ya se encuentre a un lado o a otro de la frontera: tal es el sentido de la declaración que hemos firmado esta mañana ante ustedes.

Pero hemos decidido ir un poco más lejos inaugurando próximamente un hospital transfronterizo en Puigcerdá, a un kilómetro de distancia de la frontera, en el lado español para que atienda a los 28.000 habitantes, franceses y españoles, de Cerdanya que se encuentran a más de 100 kilómetros de los hospitales de Perpiñán y Barcelona.

Como es natural, también hemos hablado de la situación creada por la gripe aviar. Sobre este punto, deseamos cooperar tanto de forma bilateral como a nivel europeo puesto que, como saben, hay que movilizarse, especialmente por la situación de África debido al gran movimiento de aves migratorias. Es importante que podamos ayudar a los países africanos que también se enfrentan a este desafío. Queremos reflexionar sobre esta idea y profundizarla con nuestros socios europeos.

Al margen de estas tres prioridades, el diálogo que hemos reactivado hoy nuevamente debe proseguir de forma concreta entre los municipios y regiones interesados. Por eso queremos que la Comisión de Seguimiento que prevé el Tratado de Bayona de 1995, se reúna próximamente y avance sobre los diferentes proyectos, especialmente en materia de cooperación de proximidad aunque respetando en todo momento las competencias de cada uno.

La reunión con el presidente del gobierno español también me ha dado la oportunidad de evocar algunos asuntos importantes para ambos países, empezando por Europa, tema sobre el que estamos de acuerdo en muchos puntos.

Así es en el caso de las perspectivas financieras: es fundamental llegar a un acuerdo antes de finales de año pues, sin presupuestos, Europa no puede avanzar. Estamos convencidos de que la mejor base para conseguir un acuerdo sigue siendo la dotación Juncker.

Queremos que haya proyectos concretos frente a la globalización, proyectos en materia de energía pues hemos entrado en la era post-petróleo. Y debemos preparar este período. En materia energética, la Unión Europea tiene perspectivas de trabajo por delante. Y así es también en materia de defensa y de la política de investigación e innovación.

También queremos que se emprendan reformas para preservar los logros del modelo social europeo. Como saben, este será el tema del próximo consejo informal que se reunirá en Hampton Court.

Como ha comentado el presidente Zapatero, también estamos de acuerdo para trabajar juntos en materia de lucha contra la inmigración ilegal.

En efecto, queremos desarrollar un enfoque global sobre este asunto. De ahí que, de acuerdo con el presidente de la República, Francia y España vayan a presentar un proyecto común que debería integrar los diferentes componentes de una gran política de inmigración que nos gustaría que pudiera desarrollarse a escala europea.

Será una política de co-desarrollo que incitará a las poblaciones emigrantes a permanecer en sus países. Debemos hacer este gran esfuerzo en beneficio de los países origen de la inmigración. También es un esfuerzo de formación para contribuir a que esas personas adquieran los conocimientos, incluido técnicos, que les permitan desarrollarse en sus propios países.

Además de esta política de cooperación, de co-desarrollo renovado, debemos progresar en la vía de una política de seguridad. Además, ambos estamos interesados en combatir el terrorismo, el tráfico de drogas y el crimen organizado.

Por otro lado, también tenemos intereses comunes en materia de empleo. En las próximas décadas, Europa va a necesitar cada vez más mano de obra y por lo tanto, creo que es importante que, respetando a todo el mundo, se tengan en cuenta las situaciones propias de cada uno de nosotros para avanzar en el marco de una política de empleo respetuosa con África y todos los países.

Además, respaldamos la idea española de celebrar una conferencia Europa/África sobre las migraciones. Para nosotros, seguir avanzando es esencial. Desde este punto de vista, tenemos mucho trabajo que hacer sobre todos estos temas a nivel europeo en las próximas semanas, en los próximos meses.

Otro de los grandes asuntos es la negociación en la OMC, en la que compartimos las mismas inquietudes.

Europa debe mantenerse unida para garantizar el éxito de la reunión de Hong Kong. Se trata de negociaciones globales que deben desembocar en resultados equilibrados en todos los ámbitos.

Para ello, los negociadores europeos deben respetar su mandato, preservando en particular la política agrícola común. Además, deben seguir a rajatabla los procedimientos de consulta previstos.

La semana pasada, pudimos ver que no se ha respetado ninguna de estas exigencias sobre el delicado asunto del acceso al mercado agrícola. De ahí que Francia, España y otros doce países miembros de la Unión Europea enviásemos un memorando a la Comisión.

Por eso pedimos que se celebra, mañana mismo en Luxemburgo, una reunión extraordinaria de ministros de Asuntos Exteriores con la presencia de los ministros de Agricultura que lo deseen.

Como ven, hemos trabajado mucho y bien para hacer que progresen todos los proyectos de común interés para Francia y España, dos países amigos que comparten la misma ambición en Europa. Nos sobran razones para avanzar juntos y desarrollar aún más la cooperación bilateral.

(...)

JPEG

Pregunta.- Sobre la colaboración entre España y Francia, la colaboración en los últimos años en materia antiterrorista ha sido muy fructífera. Algunos medios de comunicación españoles desearían saber algo más sobre ETA y lo que ocurre con Francia. Quisiera pedir al primer ministro francés que confirmara si el señor Sarkozy ha recibido un mensaje de la banda terrorista ETA explicando que Francia no desea quedarse al margen de un eventual proceso de fin del terrorismo negociado en Euskadi. ¿Usted qué opina?

Respuesta.- En lo que se refiere a la cooperación francoespañola en materia de lucha antiterrorista, quisiera ante todo decir que es absolutamente ejemplar. Además, quisiera congratularme especialmente por la detención esta misma mañana de dos miembros de los GRAPO en Seine-Saint-Denis como colofón a un largo y minucioso trabajo de investigación llevado a cabo entre Francia y España.

Contra ETA, nuestra acción está dando sus frutos y el trabajo que se ha hecho en los últimos años y en los últimos meses ha permitido cosechar grandes éxitos. Los equipos de investigación conjuntos que creamos en 2004 han permitido llevar a cabo varias detenciones, especialmente de alto cargos de la banda terrorista. Ahora bien, Francia no piensa ni por un instante inmiscuirse en la lucha contra el terrorismo en España porque eso sería interferir en su política interior. Nosotros cooperamos contra el terrorismo, es cierto, pero nunca nos colaríamos en un diálogo, del tipo que fuera, que pudiera existir entre España y la banda terrorista. De manera que, repito, se trata de una cooperación en materia de lucha contra el terrorismo y Francia no piensa sobrepasar esa línea.

P.- ¿Qué acuerdo han alcanzado sobre la interconexión energética?

R.- Como es lógico, para ambos países es prioritario responder a las necesidades generadas por el dinamismo económico de Cataluña y el aumento del consumo en Languedoc-Roussillon, y la llegada del tren de alta velocidad entre Perpiñán y Barcelona también es un importante elemento para asegurar mejor la alimentación eléctrica a ambos lados de la frontera.

En la Cumbre de 2001 de Perpiñán, acordamos aumentar la capacidad de la interconexión hasta 4.000 megavatios. No hemos perdido de vista este objetivo, como ha señalado el presidente del gobierno español, pero aún no hemos fijado ningún trazado definitivo. Primero queremos definir todas las medidas medioambientales y consultar a las poblaciones afectadas respetando en todo momento la legislación nacional de cada país. Nos gustaría contar con un importante apoyo regional. Estamos decididos a avanzar en este sentido.

P.- ¿Han tenido tiempo de abordar temas de política exterior como la situación en Oriente Próximo, Iraq o Líbano? ¿Qué piensan hacer Francia y España para reactivar el proceso euromediterráneo en la Cumbre que tendrá lugar a finales de noviembre?

R.- Lógicamente, los ministros de Asuntos Exteriores nos han informado del trabajo que han hecho durante esta reunión. Han hablado de la situación en Oriente Próximo y de Iraq y se han congratulado por la celebración del referendo. Ambos confían en que todo esto mejore la seguridad en la región. Como saben, antes de finales de año debe superarse una etapa más del proceso: elecciones generales. Así que es fundamental hacer todo lo posible por afianzar la mejora de la seguridad en la región. En los próximos días, a mediados de semana, conoceremos los resultados del referendo. Todos nuestros esfuerzos deben tender hacia el mismo objetivo. Como saben, Francia defiende la idea de progresar hacia un proyecto de conferencia regional internacional en la que participen realmente todos los países vecinos. Creemos que es algo necesario. Para confortar el proceso de seguridad de Iraq, es fundamental que todos los países vecinos lo respalden.

En cuanto al diálogo euromediterráneo, en la próximo Cumbre tendremos la oportunidad de inyectarle una buena dosis de dinamismo. Creo que todos compartimos la ambición de lograr que todos los Estados vuelvan a ponerse juntos manos a la obra sobre los objetivos euromediterráneos. Desde este punto de vista, Europa desea avanzar. Francia y España, directamente involucradas en el proceso, tienen que desempeñar un papel clave y esencial para avanzar sobre todos estos proyectos a lo largo de las próximas semanas. Vamos a seguir trabajando para coordinar la preparación de la Cumbre.

P.- Señor Villepin, ha dicho que respaldan la idea española de celebrar una conferencia Europa/África sobre la inmigración. ¿Qué podría hacer Francia en favor de esa conferencia teniendo en cuenta, en particular, su relación con sus socios africanos tradicionales?

R.- No hay incompatibilidad en absoluto. Al contrario. La relación que tenemos con África se remonta muy atrás en el tiempo. Estamos convencidos de que para tener una política de inmigración eficaz no se pueden tomar atajos. Se trata de una gran ambición europea. De hecho, en las últimas décadas, Europa ha desarrollado varias grandes políticas. La convicción de Francia, la que defendemos el presidente de la República y yo con mi gobierno, es que necesitamos una gran política de inmigración con diferentes vertientes, algunas incitantes y otras algo más represivas en el ámbito de los controles fronterizos. Debemos utilizar todos los medios que tenemos a nuestro alcance y no pensamos privarnos de una política abierta y generosa en materia de co-desarrollo que convenga a ambos países. Por eso es fundamental que la política en cuestión incluya una vertiente cooperación, una vertiente desarrollo y una vertiente control fronterizo. Es fundamental. Hay que vigilar las fronteras para ayudar a los países de origen a que no sufran una especie de hemorragia hacia el norte. Hay que ayudar a los países de tránsito a controlar mejor sus propias fronteras para que no intenten aventuras que, como hemos podido ver, a menudo van acompañadas de dramas. Y también hay que desarrollar una vertiente sobre la política de seguridad porque es un problema con el que chocamos y un elemento central de nuestras preocupaciones. Pero también es algo que preocupa a los países del sur. Además, hay que desarrollar una verdadera política de empleo.

Como ven, debemos trabajar en distintos frentes a la vez para construir una auténtica política de inmigración a nivel europeo. Y es que no se trata de una política que pueda desarrollar un país solo ni a nivel bilateral. Estamos hablando de una política que requiere la participación de todos los miembros de la Unión.

Como es natural, Francia, por la relación que tiene con África y que se desarrolla en encuentros regulares, en diferentes Cumbres, hará todo cuanto pueda en este sentido adelantando propuestas. Pero nuestro objetivo, como el de nuestros amigos españoles, es conseguir una propuesta formal en la próxima Cumbre europea. Creo que debemos llegar más lejos, franquear una nueva etapa y conseguir que todos y cada uno de nosotros asumamos nuestras responsabilidades. Y es que todos los países europeos están enfrentados en estos momentos al problema de la inmigración. Es un asunto que debemos abordar con valor, audacia e imaginación. Lo que estoy diciendo es que varias de las políticas europeas que se suelen desarrollar de forma independiente, deben atarse ahora de alguna manera para colmar una ambición que se da por igual a ambos lados del Mediterráneo.

P.- Han hablado de la gripe aviar. ¿Podríamos saber qué opinan ustedes de la opinión alarmista que se ha escuchado en las últimas horas? Hay quien teme que haya varios miles de víctimas. ¿Comparten ustedes ese temor? ¿Y esa cifra?

R.- Hemos decidido adelantarnos a la crisis definiendo un plan nacional contra la gripe aviar. También hemos puesto en marcha un dispositivo de coordinación entre todos los países de la Unión Europea. Así que estamos alerta. Nos hemos adelantado para disponer así de todos los medios e instrumentos con los que combatir esta nueva amenaza. Hemos hablado también de la situación de África. Nuestra preocupación debe ser real. Debemos ser capaces de tomar las medidas indispensables dados los riesgos que existen.

Gracias."

Última modificación: 05/12/2005

subir